miércoles, 10 de febrero de 2010

Restaurante As Garzas, Puerto Barizo, A Coruña

Bienvenidos a la celebración del segundo aniversario de Catalia. Este año nos hemos decidido por este restaurante situado frente al mar, muy cerca del puerto de Barizo, con vistas excepcionales y con Estrella Michelín recién estrenada.

Habíamos llamado entre semana para informarnos del menú degustación y como ya lo teníamos claro reservamos para seis personas. Este año quisieron sumarse a esta celebración tres buenos amigos y seguidores del blog, si bien uno de ellos tuvo que anular a última hora, por lo que la mesa nos la prepararon para cinco. Estaba situada en uno de los mejores rincones de toda la sala y como ya dije antes con unas vistas inmejorables.

Nos trajeron la carta de vinos, y como ya conocíamos de qué iba a estar compuesto el menú nos decantamos por un blanco, Attis sobre Lías, DO Rías Baixas. Y empezó la fiesta...

En primer lugar nos sirvieron Caldo de Pescado y Marisco, presentado en plato hondo con una cucharilla en la que había un par de berberechazos, rape y zaburiñas. Y sobre ella nos sirvieron la madre de todos los caldos, casi una crema de la textura que tenía.
El siguiente plato fue un Micuit de Pato de la casa, acompañado con unas rebanaditas de pan de nueces y pasas y con una reducción de Pedro Ximénez tan sutil que hubo quien pensó que se trataba simplemente de miel.

A continuación llegó el turno de la Vieira a la Plancha sobre Tosta de Pan de Brona e Ibéricos. Como podéis ver en la foto, de base estaba el pan crujiente de maíz, con cebolla y jamón ibérico y coronado todo esto, la vieira con su perfecto toque de plancha y su peineta de jamón. A todos nos recordó a aquella tapa del Concurso Picadillo del pasado año del Restauante Millenium con sus diferencias ( la otra llevaba la base de cecina ).

A estas alturas ya habíamos terminado la primera botella de vino, pero viendo que el siguiente plato era un Huevo con Trufa Negra, nos decidimos a continuar con el mismo, que por el momento llevaba bien los platos. Y nos trajeron el plato... un huevo escalfado a temperatura ambiente sobre una base de patatas fritas y la trufa negra dándole un aroma y sabor fantástico. Además, el juego del contraste de temperatura nos sorprendió a todos.
Pues bien, llevábamos ya cuatro platos y podéis creerme si os digo que empezaba a hacerse complicado seguir el menú porque todos los platos eran bastante completos. Y empezaron los pescados. El primero que nos sirvieron fue Mero a la Plancha con Arroz Vegetal ( no sé si era exactamente el nombre del arroz... ), una buena ración de lomo de Mero, con un punto fantástico y jugoso y el arroz al dente con verduritas ( brécol, calabacín, coliflor, trigueros... ) que nos hizo entender por qué en la web del restaurante ponían que una de las especialidades de la casa era precisamente el arroz.

Y ya para finalizar, un Rape con Cachelo en Caldeirada. Si para mi el Mero estaba fantástico del Rape qué puedo decir... Jugoso, con el punto exacto de ajada y con el cachelo que fue imposible de acabar... y es que es uno de mis pescados favoritos....

Estos últimos platos los acompañamos con un vino diferente al anterior, y es que cuando vimos en la carta el Cunqueiro III Millenium no pudimos resistirnos, y quisimos que Juan y Cris lo probaran.

Y comenzaron los postres!! El primero que nos sirvieron nos conquistó definitivamente. Un Canelón de Piña relleno de arroz con leche y Helado de canela... de muerte, perfecto para ese momento en que la mayoría no podíamos más. Era muy fresco con la mezcla de piña y arroz con leche y el helado de canela ( y lo digo yo que no soy nada amiga de los helados después de comer ).

Y ya por último, el postre definitivo... Un Bizcocho de Pan con frutos rojos, Helado de Mango y Teja de Mantequilla. Quizá a mi fue el plato que menos me convenció de todo el menú, aunque he de decir que esta opinión no fue compartida por otros comensales. De todas formas el hecho de que en ese momento no pudiera tomar absolutamente nada más también influyera en esta opinión. El helado estaba buenísimo, pero el bizcocho, tipo pudin preferí no terminarlo.Llegó el momento de los cafés, una ronda compuesta por tres cafés de pota, un cortado y un sólo de máquina, que además llegaron acompañados por los Petit Fours, unas trufas y unas tejas de almendra, éstas últimas que yo no pude ni probar. La verdad es que había sido un menú de lo más consistente y que nos requería una ronda de buenos digestivos para poder seguir afrontando el día. Y de las múltiples referencias de ginebras nos decantamos por dos Tanqueray 10, una G´Vine, yo por London Gin y Juan por una americana cuyo nombre no recuerdo. Nos los sirvieron en copas de balón forradas literalmente por finísimas rodajas de manzana verde que le daba un toque fresco sin caer en el cansino sabor del pepino.
A partir de aquí, estuvimos conociendo un poco el funcionamiento el restaurante de la mano de uno de sus dueño, Caco ( Fernando ), quien amablemente se ofreció para enseñarnos su bodega y estuvo conversando con nosotros un buen rato. Nos explicó que el menú degustación lo diseñan en base a los productos estrella de la zona, los pescados, y que por este motivo no incluían platos de carne más que en contadas ocasiones. Además nos puso un poco los dientes largos hablándonos de sus visitas a otros restaurantes como el Bulli, La Broche... así como a eventos del tipo de Madrid Fusión... Es decir que estuvimos encantados y el tiempo se nos pasó volando, tanto que cuando nos dimos cuenta eran casi las 8 de la tarde cuando finalmente nos levantamos para irnos.

El precio total de la comida fue 344 €, es decir menos de 70€ por persona, lo cual nos pareció un precio de lo más ajustado para el menú, vinos, cafés y copas. Con todo esto no puedo decir más que salimos encantados y que nos gustaría volver en otra ocasión para probar otros platos de la carta. En definitiva, un gran día...

PUBLICADO POR ESTHER




12 comentarios:

Melvin dijo...

¡Vaya! Me habéis puesto los dientes largos: qué menú más interesante... y buenas fotos.

A ver cuándo me puedo dejar caer por allí.

Saludos.

Paxariño dijo...

yo iré el 20 y por ese pedazo de menú degustación a ver si tb nos enseñan la bodega :D

Dani dijo...

Nos cambiaron lubina por mero y escacho por rape del menú inicial ... era lo que había del día y... encantados... Que os aconsejen el vino (nosotros pedimos) pero Fernando nos dijo que con cava/champagne iba muy bien el menú. Ah! y contadnoslo...

Anónimo dijo...

este es mi restaurante favorito del mundo!!!
es espectacular!
el entorno, el lugar y la comida!
y por lo q veo, tras la estrella michelìn se han sofisticado mucho màs!
la presentaciòn de los platos es diferente....

creo q volverè en breve!

Anónimo dijo...

la próxma vez teneis que probar el arroz con lubrigante, ¡espectacular!
el mejor que he comido en muchísimo tiempo!
y si a eso le sumas las vistas...
a este restaurante no se le puede pedir más... sólo disponer del presupuesto suficiente para pegarse buenos homenajes con más frecuencia...

alrak dijo...

he estado en varias ocasiones tanto en comidas familiares, de amigos y negocios, y la verdad la comida es buena, pero ya que vas a un sitio a comer bien y pagar (no precisamente economico) te gusta que el servicio y la atencion al cliente sea de calidad, lo cual las ultimas veces ha sido humillante, por ejemplo hacerte esperar hora y media, CON reserva.
ademas deberian recibir un curso de atencion al cliente en el tema de hosteleria, por que hay veces que no sabes con quien estas tratando, y mas aun en comidas de negocios.

Anónimo dijo...

Este viernes pasado tuvimos la oportunidad de comer en As Garzas, y la sensación fue un tanto agridulce. Pedimos un menú degustación y hubo de todo, luces y sombras, platos exquisitos y otros que ni fu ni fa. Habrá que probar de nuevo, pero en la próxima ocasión me decantaré por algo más tradicional como pescados y mariscos que sirvieron en otras mesas y tenían una pinta excelente.
Y algo que me revienta: 3€ por un cestillo de pan???? 2€ por un café cortado??? Una factura de 120 € para dos personas creo que puede soportar una invitación o algo más razonable...

limonada dijo...

Lamento no poder opinar sobre la comida de este restaurante. La razón fue que nos retiramos incapaces ya de aceptar el mal trato recibido desde la entrada.
La verdad es que desde la camarera, pasando por la jefa de sala y llegando hasta el cocinero deberían recibir un curso bien intensivo de educación y buen trato.
No creo que haya ninguna comida que justifique tener que soportar el regaño y la mala cara del personal. De los siete "casi comensales" que éramos, decidimos que lo mejor era marchar.

Mucho peor que no tener nunca una estrella Michelin es el perderla. Y la verdad, As garzas, si no considera que la educación y el buen trato es tanto o más importante que un plato de comida, va en camino de perderla.
En otra entrada detallaré la sucesión de despropósitos a la que nos vimos sometidos solo por el hecho de haber llegado 15 minutos tarde .

Saudiños!

Catalia dijo...

Pues realmente nos gustaría que nos contaras qué ha sucedido, porque en las dos ocasiones que hemos acudido a Las Garzas ( aunque sólo hayamos hecho una entrada por proximidad de fechas ) el trato de las tres personas ( supongo que la camarera será la misma )que nombras hacia nosotros fue totalmente correcto. Gracias por tu comentario. Esther

Catalia dijo...

Como en este blog todo el mundo tiene su sitio me gustaría publicar este comentario que nos ha llegado al correo:
HOLA SOY FERNANDO COCINERO Y PROPIETARIO DEL RESTAURANTE AS GARZAS ANTES DE NADA MANDAROS UN SALUDO PERO REALMENTE ME PONGO EN CONTACTO CON VOSOTROS POR UN COMENTARIO SOBRE UNOS CHICOS QUE SE FUERON SIN COMER DE MI CASA .NO PODEMOS NEGAR QUE CADA CLIENTE TIENE UNA OPINIÓN Y NO SIEMPRE FAVORABLE ,LUCHAMOS POR HACERLO LO MEJOR QUE PODEMOS .PERO CON RESPECTO A ESA MESA DE 6/7 PERSONAS CUANDO RESERVARON LA CONDICION QUE LES PUSE PARA PODER COGER LA MESA FUE NO MAS TARDE DE LA 14 H PUES ERA UNA MESA QUE ME HABIAN ANULADO Y TENIAN PARA ESA HORA ESTANDO EL RESTO DEL COMEDOR LLENO PARA LAS 14.30-15.00 H .EL RETRASO NO FUE NI MUCHO MENOS DE 15 MINUTOS PUES PARTE DE LA MESA LLEGO A LAS 14.45 .CUANDO LOS SENTAMOS SE LES EXPLICO QUE TENIAN QUE ESPERA UN RATO PUES HABIA MESAS EN HORA Y EMPEZO EL LIO .NO ME SIENTO CONTENTO CON EL RESULTADO NI ESCRIBO ESTO PARA QUE LO PUBLIQUEIS MAS BIEN PARA DAR LA OTRA VERSIÓN DE LOS HECHOS
UN SALUDO FERNANDO.

Creemos importante que al igual que publicamos comentarios que nos haceis llegar con vuestras opiniones, los restauradores también puedan tener aquí su espacio para poder expresarse.

Gracias

Juan Carlos dijo...

El restaurante es bueno, pero es cierto que algunas cosas se pagan muy caras a la larga. No se puede llamar la atencion a un cliente por retrasarse 15 minutos como me hicieron a mi tambien. En cuanto a servicio y atencion al cliente esta claro que los de la Michelin no se han debido fijar mucho. Castigado por un tiempo largo, hoy en dia sobra donde te esperen 15 minutos.

Anónimo dijo...

Llevo unos años yendo por este restaurante y la verdad es jamás he escatimado en elogios hacia el, recomendándoselo a todo aquel que me pedía consejo, pero tengo que decir, muy a mi pesar, que el otro día se convertirá en la última vez que yo y cinco personas más pisamos ese local. Detallo a continuación lo que nos ha pasado. Reservé en esa misma semana unha mesa para seis comensales para la celebración de un evento anual, uno de estos comensales, experto en enología, me habló de la posibilidad de llevar el los vinos que tomaríamos para acompañar la comida, tengo que decir que esta práctica, aunque todavía no está demasiado arraigada en nuestro país, se está extendiendo por todo el territorio cada vez con más y mayor aceptación, sobre todo en los buenos restaurantes. Pues bien, al llamar para realizar la reserva le comenté la posibilidad de llevar los vinos, cosa que en un principio no aceptó de muy buen grado, hecho este que me impresionó negativamente ya que en el año anterior no había puesto ningún impedimento. Lo cierto es que al final transigió y pudimos llevar los vinos, que, dicho sea de paso, ninguno de ellos se ofrecía en la carta del local. La sorpresa llegó a la hora de pagar ya que en la factura venía como concepto de descorche 80 €!!!
Me pareció una estafa ya que el año anterior por el mismo número de comensales y de botellas habían cobrado 24 €. Ni más ni menos que 56 euros más. Un abuso. Bien, lo cierto es que este local acaba de quedar sin seis clientes que llevaban unos cuantos años yendo por el restaurante, además de dejar de entrar en mis recomendaciones personales.
La actitud del dueño la resumiría en una sola palabra: CUTRE!!!