lunes, 20 de abril de 2009

Restaurante Sol y Mar, Rosas, Girona




El día que nos encontramos con que Adriá no abriría su reaturante para recibirnos, y después de conocer el fantástico cabo de Creus, con visita a Cadaqués incluida, nos quedamos a cenar en Rosas. Esa noche nos apetecía un arroz negro y fuimos de restaurante en restaurante buscándolo.

Éste era un local agradable. La carta bastante amplia con bastantes platos de marisco y pescado con buena pinta. En seguida nos pusieron unas aceitunitas para picar.

De entrante elegimos unas coquinas o tallinas ( que para los que no lo sepáis son unas almejas chiquititas con concha más fina y con el bicho que ocupa toda la concha ) que estaban realmente deliciosas, súper frescas, jugosas y con una salsa que dejaba un toque ligero de ajo que las acompañaba de maravilla. Además pedimos unas croquetas de rape que estaban correctas.

De segundo el arroz negro, con sepia y gambitas. Cuando nos lo sirvieron resultó ser una cantidad más que aceptable, con buena sustancia aunque las gambitas eran eso, gambitas.

En esta ocasión nos decantamos por un vino blanco de la zona, y pedimos Mareny de DO Empordá y que nos llamó la atención principalmente por la mezcla de uvas Sauvignon Blanc y Muscat. El resultado fue positivo, muy distinto a los vinos a los que estamos acostumbrados, y que nos anima a ampliar las miras a vinos blancos fuera de los Rías Baixas.

Después de un café para hacer frente a la vuelta a Lloret, la cuenta ascendió a 76 €. Nos pareció un lugar agradable, donde además y como os comentaba antes había buenos pescados y varios tipos de mariscadas ( aunque los mariscos los dejamos para Galicia... ), con lo que las opciones eran bastante variadas.

PUBLICADO POR ESTHER

No hay comentarios: