lunes, 16 de febrero de 2009

O Retiro da Costiña, Santa Comba, A Coruña



Lo prometido es deuda... Por fin celebramos el primer aniversario de Catalia y qué mejor lugar que este restaurante con Estrella Michelín. Situado en pleno centro de Santa Comba nos esperaba para comenzar la celebración.
En cuanto llegamos salió a recibirnos el dueño, Jesús, que en seguida nos mandó al sótano donde nos encontramos una fantástica bodega, con luz ténue, moderna ( fue restaurada hace poco para mejorar los controles de luz, temperatura, vibraciones... ) y donde puedes ver las 750 referencias de vinos que allí se ofrecen. Es aquí donde conocimos a Manuel, sumiller, quien nos ofreció el primer vino que tomamos como aperitivo junto con unas magníficas anchoas aderezadas con un aceite de oliva templado que era una auténtica maravilla. El sistema para elegir el vino es una especie de juego donde nos dejamos llevar hacia lo que nos iba preguntado Manuel. Primero qué denominación nos gustaría probar, los clásicos Rías Baixas, Ribeiro, Monterrei... o si preferíamos algo tirando a Rueda, Castilla León o ya ir hacia un Penedés. Ésta fue nustra elección y nos presentó el Cérvoles 2006, un Costers del Segres con fermentación sobre lías que nos pareció espectacular. Entre anchoíta y vinito volvió Manuel para hacerse una idea de qué tinto nos gustaría con el menú degustación que habíamos reservado. Que si vinos más jóvenes o más maduros, más o menos estructurados... Le dirigimos hacia un vino de corte moderno y al darnos a elegir entre Tempranillo, Cabernet o Shiraz ya se hizo una idea del vino que nos serviría luego.

A continuación subimos al comedor, donde nos tocó una mesa situada al lado de un gran ventanal por el que entraba una claridad tremenda y que lo hacía muy acogedor. Prácticamente no nos quedaba vino, por lo que decidimos pedir otro blanco para los primeros platos del menú. En esta ocasión de nuevo sabiamente y siempre intentando cubrir nuestras preferencias nos recomendó un vino de Málaga, Botani, un Moscatel que realmente nos sorprendió y que maridaba a la perfección con estos primeros platos.


Lo primero que nos sirvieron fueron unas excepcionales Almejas en su Jugo, las cuales al momento de ser servidas le añadían un fondo de oporto, que unido al aroma de manzana reineta que tenía equilibraba de maravilla todo el conjunto del plato.

A continuación una fantástica Vieira a la brasa, sobre un panecillo tostado, fondo de tomate Raf, espárrago triguero cocinado y a la brasa y un crocanti de frutos secos sobre rúcula y canónigo... Uffff........... Nuevamente el punto exacto a la vieira que tenía una textura perfecta, igual que el triguero y con el tomate Raf la combinación era excelente. Lo siento, se me olvidó hacer la foto del plato.

El siguiente plato fue un variado de setas ( lengua de vaca, shiitake... ) con queso de cabra fresco a la plancha con salsa de caramelo... Una especie de postre en medio de la comida... Imaginad este plato maridado con el Moscatel... De muerte...





Ya pasamos al pescado, un Lomo de Lubina a la brasa con langostino también braseado ( nuevamente muy poco cocinado, con lo que vuelve a aparecer esa textura fantástica )y sobre una mahonesa tibia realizada con el fumet del langostino. El pescado en su punto, jugoso y perfecto.


En este momento es donde Manuel volvió a sorprendernos con el vino que habíamos elegido en la bodega y nos presentó Habla Número 1, vino de la zona de Extremadura, y del que no me voy a extender demasiado porque habrá entrada propia para él solito. Sólo decir que nos pareció perfecto, como el resto. Y con él llegó la carne, un jarrete estofado sobre un lecho de puré de patata y salseado con jugo realizado de su propio hueso. Este jarrte de cocina en una sóla pieza y después es fileteado. Nuevamente estaba en su punto perfecto, si bien es el plato que menos me impactó, quizá al ser el más clásico.









Con calma terminamos el vino al tiempo que degustábamos el postre, un semifrío de queso con un crujiente de galleta que estaba imponente ( tampoco hay foto, lo siento ;-)). Y en seguida nos invitaron a dejar el comedor y dirigirnos a la zona de salón donde nos ofrecieron el café

Se trata de una gran sala presidida por un chimenea con varias mesas con sofás o sillones y rodeado de numerosas referencias de licores, cava de puros y cafetera. Tomamos un par de cafés, el primero más largo hecho en una cafetera tipo pipa( café de kona le llaman... ) calentada con soplete de cocina en un carrito donde preparan este tipo de cafés. El siguiente ya fue un expreso, un Blue Mountain de Jamaica.

Y para terminar esta fantástica comida, evidentemente nos tuvimos que tomar el Digestivo de la Casa, un Gin-Tonic muy suave perfectamente preparado nuevamente por Manuel ( que parecía que estaba en todas partes... ) con su aroma de corteza de limón y en el momento de ser servido aromatizado nuevamente con un spray donde había una concentración de la ginebra ( que había sido hervida para sacar todos los aromas ) con limón. Perfecto para terminar.

Con las bromas eran casi las 6 y media de la tarde cuando salimos del restaurante. Tuvimos un poco de mala suerte, ya que compartimos comida con un grupo bastante grande de gente con lo cual hubo más barullo del que nos hubiera gustado, de no haber sido así seguro que hubiéramos estado un ratito más en el salón.

La cuenta ascendió a 330 € en total, incluyendo desde el aperitivo hasta la última copa que se tomó ( después del digestivo ) y un par de puritos para acabar la celebración. Un día es un día y no se cumple un año todos los días...

En conjunto he de decir que me encantó... La bodega es una auténtica maravilla, así como el comedor que realmente es muy agradable y la zona de café que es muy acogedora y que invita a una larga sobremesa. La atención es perfecta si bien nos pareció demasiado rápido el servicio de los platos durante la comida ( no nos gusta que nos tengan esperando, pero entre uno y otro casi no nos daba tiempo a comentar el anterior ). Nos pareció perfecto el modo de elección de los vinos, demostrando que el encargado tiene un gran conocimiento y en seguida cala por donde va el gusto de cada comensal. Acertó de pleno en todos ellos.
Y para terminar perdonad por lo extenso, y por las descripciones de los platos. Es posible que no reflejen exactamente las explicaciones que nos dieron de cada uno, pero es la visión que yo tengo de ellos. Y también por las fotos...

PUBLICADO POR ESTHER


Hoy por la mañana nuestro amigo Juan ya me estaba preguntando que me había parecido el lugar. La verdad, es que no pude responder a su escueta pregunta , de 0 a 10, cuanto? porque no es tan sencillo.
En O Retiro da Costiña el concepto de "ir a comer" cambia, no llegas, te sientas, comes, tomas un café, haces un poco de sobremesa y te vas. Aquí la historia es distinta, tu aperitivo, tu comida y tu café, copa y puro para finalizar una velada completa de casi 5 horas.
Realmente representó otra dimensión en cuanto a restaurantes , pues no estoy acostumbrado a gastarme más de 100 € en una comida, pero bueno, un día es un día y realmente me alegro de conocerlo.
Además fuimos a pecho descubierto , a que nos aconsejaran, y así nunca tienes buena noción de cuanto de va a salir. Manuel nos caló muy bien, con el penedés blanco de barrica (Cérvoles) en el aperitivo, el Botani (qué descubrimiento) para los primeros platos del menú y el Habla nº 1 del que quedé fascinado.
Son vinos que seguro nunca te atreves a comprar si no es porque alguien los ha probado y te los recomienda. La verdad es que los precios están bastante ajustados comparado con tienda y los tres eran de excelente calidad. Me ha hecho reflexionar de lo encasillados que estamos en los vinos gallegos y que cerrados estamos a arriesgarnos a maridar y disfrutar un moscatel seco , por ejemplo.
Por otra parte , sí decir que el menú degustación me pareció algo caro tras haber probado otros parecidos por un precio más asequible. Eso sí, todo muy elaborado. También me pareció algo raro las prisas que nos metieron para abandonar la bodega (donde estábamos realmente a gusto empezando a disfrutar la estancia) y el paso al salón.
Los digestivos , cafés , y demás parafernalia encarecen nuevamente la minuta pero son el colofón final. Realmente espectacular el salón con sus innumerables referencias de puros y licores.
En resumen, un lugar muy exclusivo donde vas a encontrar calidad por los cuatro costados pero que no es barato, sobre todo si te gusta lo bueno. Creo que es importante verlo como un todo y disfrutar de un largo mediodía -tarde donde tendrás a tu alcance todo lo que se te ocurra (y lo que no).
PUBLICADO POR DANI

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Perfectisssima descripcion, en mi opinion, del mayor referente gastronomico de la peninsula iberica y alrededores. Para mi lo realmente importante es el concepto, es decir, tres en uno. Primero la bodega, segundo la sala,y tercero la sobremesa. Al Costiña no vas a comer sino a pasar la velada bien sea comida o cena. Es como si te vas de vinos o cañas, luego comes o cenas, y luego de cafes con chupito o copas pero todo en un mismo lugar en tres ambiemtes diferenciados. Incluso con servicio de ida y vuelta con chofer. ¿Cuanto nos costaria la misma velada visitando diferentas locales con las molestias de tener que desplazarnos? Yo creo que, todos los amantes de la hosteleria, deberian ir al Costiña ,al menos, una vez en la vida. A su propietario le preguntaria: ¿Para terminar, cuando la sala de fiestas? Jajaja

Paxariño dijo...

Un sitio encantador, muy buena descripción, es una experienca a que a los que nos gusta una buena comida y sus "complementos" hacen que merezca la pena el esfuerzo y la excursión a Santa Comba, yo espero ir en Febrero-Marzo de nuevo ya q Manuel nos recomendó ir para probar un centollo macho en un punto de cocción perfecto, ya os contaré....

Un blog muy interesante chic@s, buen trabajo

Verónica dijo...

Buenos días.He estado ayer en este estupendo restaurante.Hemos pedido el nenú degustación que estaba muy bueno y pagamos del orden de 80€ por persona incluída la copa en una sala para fumadores llena de encanto.Encontramos dos grandes defectos:
El nenú degustación no lleva carne;despues del pescado ponen huevos escalfados
No hablan gallego.Hablan español del malo.

Ricardo dijo...

Ola, tiven o pracer de visitar "O retiro da costiña" sábado 20 de Agosto. O xantar moi ben, boa calidade dos productos e aceptabel relación calidade-prezo. É a miña obriga felicitar a equipa que traballa alí...pero resulta increibel que en ningún momento atendan os clientes na lingua que falan...Deberian esforzarse un pouco por poder atender os clientes en galego, español e inglés...estamos en Galicia. Os meus parabéns, pero próximamente voltarei a disfrutar dun xantar cos meus amigos e confio en que nesa ocasión a miña lingua poda estar presente e reciba a trato que se merece.