martes, 29 de julio de 2008

Bar de Vinos Montecarlo

En plena calle General Sanjurjo se encuentra este lugar. Por su aspecto exterior parece un bar con "solera", es decir, de estos míticos bares de vinos de toda la vida que mantienen su estética algo más que retro.

Francamente , nos arriesgamos a ir uno de los días en que pensamos que menos gente iba a haber. Habíamos estado otras veces tomando la cervecita o el vino de rigor a hora punta y, aunque la carta de la pizarra nos atrajo bastante, no así la disposición de las mesas en las que prácticamente confluye la gente de esta de pie con la gente que intenta cenar sentada como Dios manda.

Ya era un poco tarde (las 11) y allá nos aventuramos a probarlo. Sólamente otra mesa ocupada y ambiente muy tranquilo en una "inquietante" mesa pegada a la cristalera que daba a la calle (cosa que particularmente no me gusta nada).

Nos sorprendió la carta de vinos , muy extensa y original para lo que esperábamos y con un montón de vinos de alta expresión para dejarte la visa temblando. Un buen surtido de ideas para picar que iban desde una seleccion de conservas (patés, escabechados, anchoas, caviar de erizo), pasando por embutidos, pulpo, queso .... y otra serie de productos menos comunes como por ejemplo los caracoles o el rabo de toro.

Nos decantamos por el pate de bogavante, una tabla de quesos y paleta ibérica y una carne de entrecot de buey cortada en tiras con patatas que yo ya había devorado con la vista al entrar , pues la estaban sirviendo en la mesa de al lado. Tras darle bastantes vueltas nos tomamos un Dominio de Longaz de la D.O Cariñena y después un Emilio Moro que rematamos con un queso con anchoas que estaba superior.

En definitiva, que todo estaba buenísmimo y que la atención del camarero fue más que amable y atenta, con lo cual es un sitio al que seguro volveremos a experimentar con otras de sus ofertas (aunque las tiras de buey caen seguro de nuevo). La única pega es que es un sitio muy pequeño y poco acogedor si hay mucha gente. Por lo demás, excelente.

PUBLICADO POR DANI

1 comentario:

Juan dijo...

Al salir, no nos fuimos a La Bombilla de puro milagro...

Las croquetas de castañas, estarían bien si estuviesen calientes (no frías).Las de marisco sólo eran así por el nombre y la choupa al albariño, ni fu ni fa. Lo único "rico" unos caramelos de faisán. No fue un atraco pero los 4 dijimos "Nunca Máis"