jueves, 16 de octubre de 2008

Casa Chicho



Había oído hablar de esta parrillada argentina aunque no había ido nunca y el otro día hablando con Dani, que sí había cenado aquí alguna que otra vez, nos decidimos.
Me imaginaba el local algo más grande, pero la primera impresión fue buena. Era día entre semana y por lo tanto no hubo problema para conseguir una mesa. La carta tenía un poco de todo: los entrantes que incluían desde provolone, pasando por las empanadillas argentinas, croquetas, etc, varios platos que tenían al pulpo como protagonista en diferentes preparaciones ( salteados, revueltos, cazuelas... ), una extensa lista de ensaladas para acompañar o como plato, carnes, evidentemente sin poder faltar la típica parrillada, algún pescado, platos combinados.... En fin que había muchas posibilidades.

Como íbamos cinco personas decidimos pedir varios platos para compartir y así probar varias opciones. De entrante pedimos un salteado de pulpo con gambas y grelos que fue lo que menos aceptación tuvo de toda la cena. Un par de criollos de excelente calidad, sin nada de grasa( de los que puedes cenar y no levantarte al día siguiente con el sabor aún en la boca) y una ración de mollejas también perfectamente preparadas sobre todo para la gente que tiene problemas con su textura fueron los platos que siguieron. Y para terminar una ración de pollo a la parrilla y otra de secreto ibérico que nos hicieron disfrutar de una cena totalmente carnívora.

El vino que escogimos fue un Ribera del Duero que no habíamos probado a pesar que a Dani y a Toni les sonaba de haberlo visto en algún otro restaurante y que cumplió perfectamente con la cena. Espero que haya algún post comentándolo, su nombre es Celeste.

Al final unos cafetillos, unos chupitos y a dormir... Un fallo, por buscar algo fue la ausencia de patatas fritas acompañando a la carne. Aquí hay que pedirlas por separado, y la verdad es que los platos se ven un poco tristes cuando pides el pollo y traen cuatro trozos desamparados en un plato. Ya sé que en Galicia comemos patatas hasta con piedras, pero aunque sea para rellenar algo más ese plato yo pondría algunas y si al comensal no le llegan pues ya pedirá más. El resto fue muy correcto, con precio para 5 personas de 90€ ( con dos botellas de vino ).

A ver si alguien se anima y nos cuenta algo más si ya lo conoce o si se anima a cenar allí algún día.
PUBLICADO POR ESTHER

1 comentario:

Uxio dijo...

Celeste es una bodega de nuevo cuño.Pertenece al grupo Torres.Un vino especiado, con notas de tostados que solapan un poco la fruta.Es amable en boca, poco tánico y una buena persistencia.
Un vino interesante.